Es cierto que en Bombardearte estamos especializados en la pintura de murales y en la realización de vinilos, pero somos capaces de llevar a cabo todo tipo de trabajos, adaptándonos siempre al espacio y el soporte en los que debemos trabajar. Por eso, cuando el estudio de interiorismo y decoración Dimensi-on nos planteó presentar varias propuestas para hacer las letras del restaurante El Asturiano, del que iba a realizar una reforma integral, no lo dudamos.

De todas las opciones que pensamos, la elegida fue hacer las letras del nombre de este mítico restaurante del madrileño barrio de Vallecas en rodajas de madera natural de encina con la técnica del pirograbado, de la que os vamos a contar todo.

El pirograbado (del griego piros = fuego y graphos = escritura) es una técnica de dibujo, primordialmente, mas su utilización abarca en la práctica, cualquier grabado empleando el aparato conocido en la actualidad como pirograbador, el cual emplea electricidad para generar el calor suficiente en la punta.

Se trata de quemar un soporte, ya sea éste de papel, cartón o madera, con el pirograbador marcando un dibujo sobre esa superficie. El pirograbador tiene varios mangos parecidos a soldadores de estaño, y varias cabezas con diferentes formas. Regulando la intensidad del calor que desprende la punta, se consigue más o menos intensidad en el quemado y, consecuentemente, distintas tonalidades que van desde el marrón suave al negro absoluto.

La técnica del pirograbado ha sido utilizada por varias culturas, incluyendo los egipcios y algunas tribus africanas, desde los orígenes de los tiempos. El pirógrafo Robert Boyer asegura que esta técnica data de la prehistoria, cuando los primeros humanos crearon diseños empleando los restos calientes del fuego.

En el caso del trabajo que nosotros realizamos para el restaurante El Asturiano, elegimos como soporte rodajas de encina, que simplemente cortamos y lijamos, dejándolas al natural, para que dieran un toque rústico, pero a la vez elegante, que armonizara con toda la decoración y la reforma pensada por Dimensi-on para este local.

Una vez que tuvimos preparadas las rodajas del madera, trasferimos las imagen de las letras a cada una de ellas, y luego empezamos a pirograbar. En esta técnica es preferible usar trazos suaves, que presionar con demasiada fuerza. De esta manera, es más fácil guiar el pirógrafo, reducir los errores y eliminar prácticamente la posibilidad de sufrir una quemadura accidental. Asimismo, es mucho mejor mantener una presión constante para que la marca del pirograbador sea lo más uniforma posible.

Si queréis saber más sobre está técnica, tenéis un montón de páginas web que incluyen tutoriales y vídeos, como por ejemplo éste.

En las imágenes de arriba podéis ver cómo quedaron integradas las letras de El Asturiano en todo el conjunto de la reforma. A nosotros nos encanta el resultado!!!