El fenómeno graffiti en nuestro país no es ajeno a la estructura social imperante, por lo tanto dentro de él también hay dinámicas sociales de desigualdad que hay que derribar. «No pintas mal para ser mujer» es una frase que habrán escuchado muchas veces alguna de las protagonistas de este post, mujeres con nombre propio que con fuerza superaron todos los obstáculos para hacerse un hueco en este mundo antes dominado por los hombres.

Peggy, Skapin, Sweet, Terra o Korak son los nombres de algunas de las pioneras del mundo del graffitti en España. Fueron pocas, y de ellas casi no hay información, salvo raras excepciones, por lo que hay que esperar hasta mediado de los de los 90 para encontrar referencias de la generación de escritoras españolas que pudieron dar forma a sus sueños y anhelos a golpe de spray. Aquí recogemos el trabajo de algunas de nuestras artistas urbanas más relevantes. Sabemos que no están todas, que hay muchas más, y que muchas más vendrán.

Musa71 es María, la más veterana de todas las artistas que os presentamos. Libre y autodidacta, como ella misma se proclama, comenzó su andadura en 1989 en su Barcelona natal. «Me apasionan las letras, la forma en que se pueden mezclar y retorcer sin perder el sentido, y las combinaciones de colores que impactan», afirma en su web.

Den es Eva Mena, bilbaína activa desde 1996. Esta licenciada en Bellas Artes en la especialidad de pintura casi siempre aborda en su obra el retrato realista. «Me apasiona lo que transmiten ciertos músicos y cantantes, muchas mujeres, y la mayoría de ellas negras. Mi otra debilidad son las mujeres activistas y feministas cuya lucha y mensaje valoro», explica en su web.

Tras Lahe178 está Ana Langeheldt, una sevillana que hizo su primer trabajo en 2001. «Mi pasión se concentra en el acto creativo, y me encanta combinar y enfrentar la tradición con la contemporaneidad», asegura en su web esta artista, que se considera una auténtica todoterreno.

Turkesa es una zaragozana formada en Bellas Artes, con estudio de fotografía y reputada tatuadora. “Me gusta pintar mujeres porque son bonitas. Y porque me representan a mí. Y porque representan a mujeres que no tienen voz”, declaró esta artista hace años en el encuentro ‘Mujeres y Graffiti’.

Yubia pintó por primera vez en 2002, pero hasta que no empezó la carrera de Bellas Artes, esta bilbaina no se metió de lleno en el mundo del graffiti. Allí conoció a otros artistas, como Frik y Savage, con los que formó el Colectivo KR+. Desde sus inicios hasta ahora, su estilo ha evolucionado, aunque sigue pintando limpio y con colores alegres.

Laia hizo su primera pieza en el verano de 1999. A pesar de sus altibajos, esta barcelonesa hace gala de un graffiti original en el que reafirmar la condición femenina resulta lógico.

Tras Xena, esta Fatima de Juan (Palma de Mallorca). Su obra se enmarca dentro del graffiti clásico, de barroquismo en los rellenos y gran contraste de colores llamativos. También cabe destacar sus divertidos personajes de marcado estilo personal.

Maga es una barcelonesa que crea obras en las que sus personajes desean expresarse a través de sus gestos y entorno.

Las ilustraciones en pared de EME  no dejan indiferente a nadie. Para esta murciana, la energía debe traspasar, porque realizar un mural “es cuestión de empatía, conectar no sólo con la mirada interior que se lleva en el corazón».

Detrás de La Tonta del Bote se encuentra la jiennense Verónica Soto Sánchez, que empezó a los 16 años.  Los retratos son su sello de identidad.

La carrera de la catalana Marina Capdevila es corta, pero ya ha tenido oportunidad de intervenir espacios importantes, como algunos de los muros de Wynwood. Sus característicos viejitos nos hacen querer llegar al retiro lo antes posible.

NuriaToll abandonó en 2014 sus libretas de ilustración para pasar al gran formato y al spray. Una nueva técnica que me ha permitido a esta artista de Igualada experimentar con la geometría y el color, sin dejar de lado la sensibilidad y la inocencia.

Julieta XLF es una artista valenciana especializada en ilustración. Cuando estaba estudiando Bellas Artes su trabajo iba más en la línea de la instalación, la escultura y la performance, pero cuando empezó a pintar en la calle con su crew XLF, encontró la tercera dimensión que le faltaba en la pintura.

Doa Oa es una artista multidisciplinar gallega que utiliza intervenciones murales de temática vegetal para materializar la idea de la reforestación visual en entornos rurales y en espacios urbanos, con el objetivo de despertar la conciencia del respeto hacia el entorno natural.

 

Mireia Serra cambió en 2014 el diseño gráfico publicitario por la pintura en la calle y se convirtió en Lily Brik. Es la artista leridana que ha llenado edificios de las comarcas de Lleida de grandes mujeres que miran con convicción, fortaleza, calidez y ternura.

 

Sabemos que faltan muchos más nombres, como Musa, Dune, Mamba, Ochy, Shyna, Chixa, Hipie, Andrea Btoy, Anis, Menor, Mola, Gemfontanals, Chincheta, Fresh o Malicia, entre otras; así que si conocéis alguna más que merezca la pena subrayar, decírnoslo, por favor.