Uno de los últimos trabajos de Bombardearte esta realizado con una técnica nueva, la pintura fosforescente.

En este tipo de murales intentamos recrear parte del universo, jugamos con el negro que nos proporciona la oscuridad y con la luz que absorbe la pintura durante el día. Así creamos el efecto de bóveda para el techo, que da la impresión de ser mucho mas profundo de lo que en realidad es. El destello luminoso dura 1 hora, para luego, lentamente desaparecer. Durante el día, ni la pintura ni el mural pueden observarse.

La frase que resume este trabajo es la de una niña de 9 años que se llama Paula que saltando desde su litera le dijo a su padre, ¡ Mira papa ahora puedo tocar el universo!

Creemos sin duda que como a Paula os va a gustar este nuevo trabajo.